Las 5 recomendaciones para el cuidado de llantas

Cuidar las llantas de tu transporte de carga no solo es una forma de ahorrar en el gasto de operación y obtener un uso más eficiente de los recursos, sino que además es una medida de seguridad tanto para los operadores como para los activos y la mercancía.




Elegir la llanta adecuada, instalarla correctamente y darle mantenimiento preventivo, todo es parte de las mejores prácticas para que las llantas de tu transporte de carga tengan el mayor rendimiento y evites gastos mayores causados por un retraso o un accidente.


Aquí te presentamos 5 recomendaciones para que le saques el mayor provecho a tus llantas. Al final de cuentas toda tu inversión, desde el camión, la carrocería, los equipos y accesorios, la mercancía y sobre todo tus operadores, son transportados sobre las llantas.



1) Elección de la llanta adecuada

Con el objetivo de lograr el mejor desempeño de las llantas de un vehículo de transporte de carga, es importante que se tomen en cuenta tres factores básicos a la hora de decidir cuál llanta es la ideal para las necesidades en cada caso.

  • Capacidad de carga: Lo más recomendable es consultar las especificaciones que son recomendadas por el fabricante del vehículo, respetando las características y valores sin modificarlos, para garantizar el mejor funcionamiento de la unidad.

  • Diseño de la banda de rodamiento: El diseño está relacionado con el tipo de camino que la unidad vaya a recorrer. Para garantizar un rendimiento óptimo se debe seleccionar el diseño adecuado al tipo de terreno o superficie donde la llanta va a rodar.

  • Velocidad máxima: Desde luego que en primera instancia se deben respetar los límites de velocidad que marcan las autoridades, pero tanto el vehículo como la llanta tienen también recomendaciones sobre la velocidad máxima recomendada.

2) Montaje de la llanta en el rin

La llanta se diseña de acuerdo a la forma que debe adoptar una vez que está instalada en el rin. Es crucial que el ancho sea compatible con las especificaciones del fabricante, para que no existan problemas de sellado.

Es muy importante que el rin en el cual se va a montar la llanta esté en perfectas condiciones, que no tenga golpes, deformaciones, grietas, fisuras o que esté oxidado. Un rin en buen estado asegura el rendimiento adecuado de la llanta y evita incidentes.

Para colocar la llanta en el rin, sin lastimar la zona del talón de la llanta, es necesario lubricar adecuadamente la cara del rin por la cual se va a insertar la llanta, así como ambas caras de la llanta, en la zona del talón.


3) Balanceo

Para evitar que se presente un desgaste irregular en la llanta, es muy importante que se lleve a cabo el balanceo de forma programada, lo cual además prolongar la vida útil de la misma, ayuda a cuidar el sistema de suspensión y otros componentes. Además ofrece un mayor confort a los ocupantes.


4) Montaje de la llanta en el vehículo

La llanta ya instalada en el rin, debe quedar colocada perfectamente centrada con la masa, de lo contrario rodará irregularmente como una leva. Esto afectará el rendimiento y puede provocar otros daños más costosos.

Al ajustar la llanta a la masa se deben utilizar las herramientas adecuadas, con la finalidad de aplicar el apriete correcto de acuerdo a la medida de los espárragos que la sujetan. Las llantas montadas en duales deben ser de igual medida, marca, diseño, desgaste y presión de inflado.



5) Mantenimiento

Los componentes mecánicos de la suspensión del vehículo, deben estar también en excelentes condiciones de funcionamiento, ya que de no ser así provocarán un desgaste fuera de lo normal en las llantas y quizá daños, que pueden resultar muy costosos.

La correcta alineación de los ejes del vehículo también influye en el desgaste de las llantas. Un vehículo correctamente alineado permite un desgaste natural de las mismas, por lo cual es recomendable un control preventivo para obtener un mejor rendimiento.

Está comprobado que un adecuado mantenimiento de la presión de inflado y de la alineación, repercuten no sólo en grandes beneficios para las llantas, sino que permite eficientar también el consumo de combustible, lo cual significa un doble ahorro.

Es recomendable que no se utilicen llantas de diferentes marcas, medidas, diseño o que tengan diferente grado de desgaste, ya que esto provoca una sobrecarga en las llantas que cargan el mayor peso y pueden dañar otros componentes del vehículo.

Las llantas tienen un límite máximo de desgaste en la banda de rodaje o del diseño, los indicadores de desgaste generalmente se encuentran a 1.6 mm del fondo del dibujo, pero se debe consultar el hombro de la llanta o al fabricante para confirmarlo.

Si la banda de rodaje presenta un nivel de desgaste que alcanzó este punto máximo, aunque sea en una sola parte, debe ser retirada de servicio y reemplazada por otra nueva. Buscar extender la vida de una llanta puede resultar más costoso si hay un incidente.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo